Etapa 4: Pedrouzo – Santiago de Compostela

Tengo que pediros perdón por no escribir antes, pero por falta de tiempo y además nos quedamos sin batería en el móvil para poder realizar la entrada en el blog.

Por fin, por fin hemos terminado, con mucho sufrimiento pero lo hemos conseguido.  A las 6.30 de la mañana comenzaba nuestra última etapa hacia Santiago. Tenemos por delante 1.30 de caminata en plena noche, caminando entre bosques de eucaliptos totalmente embarrados, donde apenas podemos ver donde pisamos. Nuestro ritmo es algo lento por mi culpa, ya que arrastro el dolor de la etapa anterior, pero ahora es mayor.

Chema va abriendo camino mientras intento seguir su ritmo, que aún siendo lento mi paso es un buen ritmo comparado con el resto de caminantes.

Paso a paso nos vamos acercando a Santiago, solo serán 20 km pero lo últimos kilómetros se hacen larguísimos. Nuestro objetivo, llegar a tiempo para la misa del peregrino, la cual empieza a las 12 del mediodía. Para aquellos que aún no han realizado el camino, siento deciros que la entrada a santiago es de lo peor que tiene el camino, no solo por las prisas de todos los peregrinos, si no también por la masificación de turistas, por el camino en si, ya que transcurre por el aeropuerto y por los últimos kilómetros antes de llegar a la catedral. Solo lo salva un gaitero que te recibe bajo los arcos de la catedral hacia la plaza de obradoiro, el cual con su música ambienta tu llegada hacia la catedral.

Llegamos… otro año mas nos plantamos frente a la espectacular fachada de la catedral. No os puedo describir lo que se siente, creo que son sensaciones que solo las puede sentir quien realiza el camino. No puedo dejar de pensar en todo lo que hemos pasado durante estos cuatro días, el sufrimiento, las alegrías, las amistades, todo, lo que hace que cada año repita esta gran ruta.

No puedo dejar de quejarme como todos los años en la cantidad de gente que hace que un peregrino no se sienta de verdad peregrino. En nuestro caso han sido 100 km, pero pienso en aquellas personas que viene de tan lejos y que al llegar a santiago sienten la impotencia de no poder si quiera entrar a la catedral, hacer colas larguísimas para entrar por la tan ansiada puerta santa o simplemente poder disfrutar de las sensaciones de llegar después de tantos kilómetros. Y todo esto es por la cantidad de turista no peregrino que hay dentro, fuera y en cualquier parte de la catedral. No quiero decir que no puedan hacer lo mismo que un peregrino o visitar la catedral, pero si pienso que los peregrinos deberían de tener algún tipo de privilegio cuando llegan a la catedral. Como por ejemplo la misa del peregrino, ¿porque se llama misa del peregrino si no hay ningún peregrino en ella?. Para poder estar en ella, además de madrugar y hacer muchísimos kilómetros, luego tienes que soportar una cola larguísima.

Bueno no quiero seguir con este tema ya que va para rato, pero ya que lo expongo, me gustaría que dejarais algún comentario para saber que opináis de este tema.

Anuncios

3 pensamientos en “Etapa 4: Pedrouzo – Santiago de Compostela

  1. Recuerdo el intento de mi primer camino contigo, me lesioné y tuve que volver a casa ( todavía hoy después de varios años me sigue molestando la rodilla ), pero siempre que leo tus post sobre el camino y veo las fotos que subes se me pone la piel de gallina.

    Recuerdo los paisajes fantásticos; nunca se me olvidará la cesta de mimbre encima de un banco llena de magdalenas y galletas con el cartel : ” Para tí peregrino, para darte fuerza en el camino” ( que ricas me supieron esas galletas…); Tampoco se me olvidará lo dificil que era dormir en una habitación con 30 personas de las cuales 25 estuviesen roncando; Recuerdo los ánimos que me dabas cuando estaba ya muerrrrrta y no podía con la mochila, y me acuerdo de lo difícil que se me hizo decirte que no podía andar y que me tenía que volver a casa…

    Pero me siento orgullosa de haber compartido contigo tu primer camino, y de haber podido, por lo menos, esperarte en santiago el día que llegaste.

    Algún día terminaré yo mi camino, y dejaré una piedrecita por tí. 😉

  2. Nunca he tenido la oportunidad de hacer el camino, pero por lo que he leído, veo que es un esfuerzo grande el que se hace, habrá quienes tengan la oportunidad de hacer un recorrido más largo que otros, pero la intensión de peregrinar es lo que cuenta.
    Estoy de acuerdo contigo, los peregrinos deberían contar con algún privilegio, para entrar a la iglesia y para escuchar la misa que es para ellos. Si bien es cierto que también defiendo a los turistas (pues yo estando allá sería una más), creo que podría haber algún tipo de organización, donde quizá se establezcan horarios a los que tanto el caminante como el visitante se pudieran a moldar y organizar para llegar en el momento que les corresponda, así se evitaría al caminante tener que hacer una larga cola (junto con la gran cantidad de turistas) después de haber andado todo el camino.
    Saludos.

    • Te recomiendo que en algún momento de tu vida dejes hueco para realizar el camino, es una experiencia única, y si para algo sirve este blog, es para ayudar a cualquier caminante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s