Recordando mi camino del 2005

Mi segunda experiencia en el camino fue le verano del 2005, desde León hasta Santiago junto a mi hermano Andrés. Después de mi primer camino en solitario también en verano pero un año antes, dije que tenía que volver. Fue tan gratificante la experiencia, que por pocos días de vacaciones que contara debía de aprovecharlos en el camino, y así lo hice.

Para mi hermano era la primera vez y ahora os puedo contar que no ha sido la última. Fueron 11 días de grandes experiencias, amistades pero sobretodo de grandes recuerdos que me marcaron en mi primer camino. Aprovecharé para relataros breve mente como fue este viaje.

Durante nuestro paso por la cruz de hierro recuerdo que era una mañana muy fría. Salimos muy temprano con destino Ponferrada, muchos kilómetros pero también con muchas ganas, ganas que aumentaron tras nuestro breve paso por Manjarín, lugar que para mi es mágico y especial.

Como ya he dicho, para mi el paso por Manjarín en fundamental y esencial para el espíritu del camino. Es de esos lugares que le da esencia al camino, aunque algo turístico últimamente (tienen que vivir) es un lugar donde poder descansar y respirar por unos minutos aires de otro lugar, lugar en el que llegas sin moverte.

Todos conocemos la subida a O´cebreiro, yo tengo la experiencia en bici y a pie  os aseguro que cada una tiene su dureza. Durante este camino fue a pie pero recuerdo que por esta etapa ya tuve que ponerme las chanclas debido al dolor que sufría por culpa de las zapatillas.

Km 100, después de mas de 300km por fin llegamos al km 100. Se que no es un punto importante de la ruta jacobea pero para aquellos que venimos de lejos nos aporta esas fuerzas que tanto escasean para poder llegar a Santiago.

M. Carmen (mi hermana), M. Ángeles (la mujer de mi hermano se unieron en nuestra ruta en Sarria. También su primera vez en el camino aunque seguro que en un futuro no será la última. Para ellas si fue un camino duro, pero exento de risas y buenos ratos, ratos como los que pasamos en el albergue de Xan Xulian. Este albergue es para mí uno de los punto por los que no puedo faltar. Después de mis 5 caminos puedo decir que siempre he pasado por allí, ya sea para una cerveza, dormir o simplemente para saludar, os lo recomiendo.

“Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.”

Y por fin en Santiago… después de mucho madrugar llegamos a Santiago en una mañana fría y lluviosa. Después de tantos días nuestras caras reflejan la alegría de conseguir llegar. Para mi es volver a recordar esa maravillosa experiencia de mi primer camino y para el resto comprender y disfrutar de todos esos sentimientos que te invaden de los que tanto les he ido comentado durante el camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s