Los problemas de ir en bici a santiago

Todo peregrino sabe las diferencias de realizar el camino a pie o en bici. Yo conozco perfectamente las diferencias, su pros y contras y tengo que decir que cada una de ellas tiene su encanto.

Nuestro percance empezó en el inicio de la etapa en Hornillos del Camino, cuando empezamos a preparar nuestras “máquinas” nos damos cuenta que ha ocurrido el peor de los problemas que le puede pasar a un peregrino en bici, que se rompan las alforjas.

Recuerdo perfectamente nuestras caras, caras de miedo a tener que abandonar. Si algo teníamos claro era que todos llegábamos a santiago o todos nos volvíamos a casa. Visto que no tenía arreglo, Chema y yo decidimos repartirnos las alforjas de Pedro para que el pudiera ir a la siguiente localidad donde pudieran conseguir alguna alforja. Si ya nuestro peso era excesivo ,ahora debíamos aguantar con mas peso, pero era algo que íbamos a asumir sin ningún problema.

El primer sitio donde paramos para ver si tenia arreglo fue Castrojeriz, en un taller donde nos dijeron que su dueño hacía arreglos a los peregrinos. Preguntamos a este buen hombre pero de buen hombre tenia poco, ya que casi nos cerró las puertas. De Castrojeriz pasamos a Fromista, donde llegamos a eso de las 12 del mediodía con un sol de justicia. En Fromista todo cerrado ya que dio la casualidad que estaban en Fiestas, algo que hizo mermar nuestro ánimo y sobretodo nuestras fuerzas.

El siguiente punto, Carrión de los Condes, tenía que ser aquí, ya que por parte de Pedro ya había salido la frase, “si allí no hay me voy”, y nosotros no estábamos dispuestos a eso. Nuestro peso de las alforjas disminuyó y no porque contáramos con otras, si no que Pedro decidió literalmente echárselas a sus espaldas.

Llegamos a Carrión a las 13.40, me acuerdo perfectamente de la hora, ya que al preguntar por un taller nos avisan que el único que puede hacernos el arreglo cierra a las 2 y puede ser que no vuelva a abrir hasta mañana, cosa con la que no podemos contar. Por fín encontramos el Taller Juanito, el taller de nuestra salvación, ya que su dueño se ofreció a colocar unas nuevas alforjas pero no solo eso, si no que hizo un ajuste especial ya que las alforjas no servían para la bici de Pedro.

Las caras eran otras, nuestro ánimo subió como la espuma, volvemos a reír y sobretodo a hablar, ya que el ambiente era algo tenso.

Desde aquí damos las gracias a Juanito, ya que sin su ayuda creo que llegáramos a Santiago,

Visitar mi Xacoblog: http://www.xacobeo.es/es/perfil/tonety1983

Gracias Juanito.

Anuncios

Un pensamiento en “Los problemas de ir en bici a santiago

  1. Muy buenas Antonio. Leyendo tu comentario sobre el dia del transportin, me ha venido a la cabeza una mezcla de sensaciones de todo tipo, alegria, recuerdos, sufrimiento y dolor. Digo dolor porque ese dia creo que hicimos mas de 100 km, y como tu bien dices con peso añadido y para colmo, yo ya iba con la rodilla que me bailaba, me cantaba y me hacia palmas. Todo el dolor y el sufrimiento se fue cuando el bueno de Juanito nos pudo arreglar el transportin a las 5 de la tarde. Estas batallitas del camino son las que quedan en el recuerdo para siempre. No me enrrollo mas. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s