Subida a Atalayas, Parque Torres y castillo de San Julián

Comienza nuestra nueva a ruta a las 8:30 de la mañana con 1º de temperatura, tapados hasta las pestañas y con la primera subida en mente, el castillo de Atalayas (242m). Según la web Fortalezas de Cartagena.comCastillo situado en la cima del monte Atalaya, proyectado por los ingenieros militares Pedro Martín Zermeño y Mateo Vodopich, y construido durante los años 70 del siglo XVIII como parte del plan de fortificación de la ciudad como base naval. Su misión era proteger las algamecas, el norte de la plaza y evitar la ocupación de la cumbre que ocupa. Jugó un papel fundamental en la Revolución Cantonal que tuvo lugar en la ciudad a finales del siglo XIX, durante la cual, realizó más de dos mil disparos y en la que, el castillo, acabó rindiendose dando lugar al fin de la revolución. El Ejército lo cedió al Estado en 1989 por lo que es de libre acceso aunque se encuentra en estado ruinoso. Pese a esto se encuentra declarado como Bien de Interés Cultural.

Llegamos a la parte mas alta del monte sin llegar a entrar a la fortaleza con una sensación térmica muy por debajo de los 2º que nos marca, por lo que las paradas son muy cortas para no enfriarnos mas.
Ahora ponemos rumbo a Navantia por la rambla para poder subir al inicio de Galeras y Fajardo Ruta anterior en Wikiloc para llanear un poquito y llegar al castillo de los patos (Parque Torres) donde se puede disfrutar de una gran vista de toda Cartagena.

20120212-193531.jpg

20120212-193709.jpg

Comienza a salir poco a poco el sol pero sin llegar a calentar nuestras manos y pies, sin apenas sensibilidad a causa del frío. Nuestra ultima parte de la breve ruta es el castillo de San Julián Castillo de San Julián con 245 metros de altura y situado en lo mas alto del monte con el mismo nombre. Son las 10:00 am y comenzamos la subida justo tomando la salida hacia la cortina y girando a la izquierda justo al lado de la fabrica abandonada. La subida es bastante pronunciada, pero es compensada con las vistas que nos ofrece el camino en todo momento. Pasada media hora hemos subido y bajado hasta el punto de inicio de nuestra ruta, con el único pensamiento de meter los pies en agua caliente.

“No se pueden hacer rutas con 2º y 4º con calcetines de verano”

20120212-194800.jpg

20120212-195603.jpg

Actividad: mountain bike
cerca de Santa Lucía, Murcia (España)
Distancia recorrida: 27,05 kilómetros
Altitud min: 0 metros, max: 291 metros
Desnivel acum. subiendo: 944 metros, bajando: 947 metros
Grado de dificultad: Fácil
Tiempo: 2 horas 12 minutos
Fecha: enero 28, 2012
Finaliza en el punto de partida (circular): No
Coordenadas: 2185

Ruta por la Marina del Carmolí

Después de 27 años, los que llevo viviendo en Los Urrutias, decido cambiar de ruta para adentrarme en la Marina del Carmolí.

La Marina de El Carmolí es un espacio testimonial y solitario, uno de los reductos más interesantes del Mar Menor atravesado por dos históricas vías pecuarias: la colada de Cantarranas y la del Mar Menor. Surcada por las ramblas del Albujón, de Mirada y del Miedo, que vierten sus aguas a la albufera, en sus 280 hectáreas perviven especies que en otros lugares de la geografía murciana están en regresión, como la terrera marismeña y la calandria, sin olvidar la cerceta pardilla, una anátida amenazada, el tarro blanco, la cigüeñuela, el alcaraván, la garceta y charrancito.

La flora está representada por el albardín, el taray, el cambrón, la sosa, el carrizo y la siempreviva, que viste de grosella los arenales que rodean Los Urrutias, de la Marina a Lo Poyo, otro exponente de lo que fue el Mar Menor.

Para acceder a esta zona lo podremos hacer por la carretera F-34 que va paralela a la costa donde podremos acceder por los ensanches que hay en los lados de la carretera. En mi ruta decidí entrar por el antiguo aeropuerto militar, cruzando la pista de aterrizaje para seguir los numerosos caminos que cruzan la zona.

 

Puesta de sol desde el barracón

Pista de aterrizaje

 

Sigo los caminos en dirección al centro de la marina donde se encuentra escondida una gran charca, rodeada de cañizo y que ha sido formada por las tres grandes ramblas que desembocan en la zona, del miedo, miranda y del albujón, esta última con caudal permanente, el cual provoca inundaciones en épocas de lluvia.

Toda la zona está salpicada por antiguos bunker, recordando su anterior pasado militar como también la base del “hovercraft” la cual ahora está totalmente abandonada y en ruinas.

Veo frustrada mi intención de ver la charca y decido cruzar la marina para seguir por un camino pecuario que bordea la falda del Carmolí, pasando por una antigua rambla donde se pueden observar la pequeña fauna que compone la Marina.

 

Carteles informativos

Durante los últimos años hemos visto como las tierras de cultivo se llenan por estas fechas de plantaciones de melones de variedad francesa, los cuales son aporte de comida para las miles de liebres y conejos que abundan en la zona.

 

Plantación de melones

Continuo por la rambla en dirección al castilloco del Miedo, en cual se sitúa al borde de la carretera de Los Urrutias – El Algar. Para muchos símbolo de Los Urrutias, siempre se ha dicho que es parte de una red de pequeñas torres que se avisaban entre sí en caso de ataques o invasiones en la costa, pero en realidad es parte de un antiguo molino harinero típico del campo de Cartagena. Se llama castillo del Miedo por estar situado en la loma con el mismo nombre, el cual viene de la rambla del Miedo que pasa cerca para desembocar en el Mar Menor. Son muchas las leyendas que hay alrededor de este pequeño monte, pero la más conocida y de ella se cree que viene en realidad el nombre del castillo del miedo y es la “leyenda del tío Belmonte”.

 

Castillico del Miedo I

A nivel personal, tengo que decir que el castillico del miedo ha formado parte de mi infancia, ya que era el lugar perfecto para nuestras historias de niños, al transformarlo en castillo, torre de vigilancia y numerosos escenarios para nuestras batallas.

 

Castillico del Miedo II

Como aparece en la foto, el sol se esconde y acaba una pequeña parte de esta ruta que espero poder continuar durante la semana, recorriendo esta zona tan olvidada pero a la vez llena de vida.